La aventura del tango

Le Belle Epoque

3min 13
Nº1986 - al de Septiembre de 2018
por Antonio Pippo

—Me extraña que sus amigos más antiguos le digan el Gordo. Usted es… ¿cómo decirlo?... normal.

—¡Ja, ja! Sí, ahora sí. Pero a comienzos de mi adolescencia yo era flaquito y ya trabajaba mucho. Y por insistencia de dos tías con espíritu materno, mi vieja me tuvo un tiempo comiendo como un desesperado; así llegué a pesar cien quilos. ¡Imagínese! Por suerte, ya independiente, zafé…

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.