Lacalle Pou visitó la sede del PIT-CNT antes de las elecciones nacionales. Foto: Nicolás Der Agopián

“El neoliberalismo requiere el garrote como la planta el sol. Y nosotros no somos de achicar la lucha”, dice Abdala

El secretario general del PIT-CNT cree que el nuevo Parlamento los obliga a fortalecerse para enfrentar un “combate” más crudo

3min
Nº2045 - al de Noviembre de 2019
escribe Martín Mocoroa

“En el medio de la batalla no se hacen balances”. Con esa frase, el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, resume el clima que se vive por estos días en la militancia sindical. La organización entiende que la intensa línea de acción que desarrolló hasta octubre ya dejó las cosas claras. Están en juego dos modelos de país y el PIT-CNT, sin decir a quién hay que votar, se pronuncia a favor de uno de ellos. Ahora queda esperar.

A partir del lunes 25 sí se abrirán nuevos debates y algunos de ellos aparecen claros desde ahora. Por ejemplo, Abdala está convencido de que el nuevo Parlamento, que refleja “otro mapa político”, obliga al PIT-CNT a “abrir una reflexión”.

Usando la terminología actual, el dirigente sostiene que deberán “discutir un proceso de empoderamiento” del movimiento sindical. En términos prácticos, quiere decir que es “necesario fortalecer la organización para el combate”.

“Si un Parlamento de un signo regresivo vota una ley antiobrera, el movimiento sindical se tiene que mover. Están reprimiendo en Argentina, en Brasil, ahora están reprimiendo en Chile. El neoliberalismo requiere el garrote como la planta el sol. Y nosotros no somos gente de achicar la lucha en función de un viento adverso. Esa es una discusión que hay que abrir”, dice.

Ese debate, que comenzará después del balotaje, debe procurar desarrollar propuestas que involucren a las grandes mayorías del país e incluso buscar vínculos con los pequeños y medianos empresarios, añade.

”Más bien parda”

“De aquí al balotaje, en donde están en disputa dos proyectos de país, el movimiento sindical se expresa en contra de la reinstauración conservadora”, ese fragmento de la resolución del 30 de octubre del Secretariado Ejecutivo fue el único pronunciamiento del PIT-CNT tras el resultado electoral. Aunque no hay actividades previstas, tanto dirigentes como sindicatos polemizaron en los últimos días con propuestas y actores del arco opositor.

El principal foco de tensión fue el documento que negociaron en los últimos días los cinco partidos que pretenden integrar una coalición en el próximo período. La versión original del documento incluía en un capítulo cambios en la gobernanza de la educación que implicaban quitarle el voto a los docentes. También hablaba de una situación de “emergencia” y planteaba una “expansión” de la experiencia de los liceos militares. Entre otros aspectos, esos puntos generaron la reacción pública de la Federación Uruguaya de Magisterio y la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes).

A partir del lunes 25 sí se abrirán nuevos debates y algunos de ellos aparecen claros desde ahora. Por ejemplo, Abdala está convencido de que el nuevo Parlamento, que refleja “otro mapa político”, obliga al PIT-CNT a “abrir una reflexión”.

El vicepresidente de Fenapes, José Olivera, llegó a decir entrevistado por M24 que el próximo balotaje era entre “la libertad y el neofascismo”. El expresidente y senador electo Julio María Sanguinetti se metió de lleno en la polémica. “Son fascistas y no se dan cuenta. ¿Cuál sería la esencia del fascismo? La intolerancia, y ellos son intolerantes”, retrucó en Buen día Uruguay.

El presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, también entró en la discusión a través de su cuenta de Facebook. En la publicación sostuvo que no le sorprendía la postura “agresiva hacia los sindicatos” de Sanguinetti y reconoció que siente “miedo” por el rol protagónico que jugará en el próximo período como secretario general del Partido Colorado y como uno de los “líderes de la coalición anti Frente Amplio”.

Aunque finalmente quedó fuera del documento la propuesta de quitarles el voto a los docentes, la polémica generada en torno al “documento multicolor” fue un adelanto de las tensiones que se pueden vivir entre el movimiento sindical y el gobierno si Luis Lacalle Pou resulta ganador en el balotaje.

Para Abdala el panorama que les espera está claro: “No es multicolor. Es negro. En todos los actos que me toca hacer con trabajadores digo que eso multicolor no es. Es más bien pardo”.

Noticias relacionadas

▪ El PIT-CNT fijará en octubre su posición sobre la nueva planta de UPM y los privilegios que se le dieron para instalarse

▪ Por temor a perder la independencia el PIT-CNT no debe caer en una “operación desmemoria” y subestimar cambios neoliberales

▪ El PIT-CNT y la Policía: de la enemistad a una “maravillosa” sindicalización que atraviesa ahora una “contradicción” anunciada

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.